Vota este post

Kyle Bugha es el jovén estadounidense de 16 años de edad, que en el mes de agosto fue campeón mundial de Fortnite, donde se ganó 3 millones de dólares y convertise en el chico popular de la comunidad. Sin embargo, no todo fue positivo unos cuantos días después, en pleno juego de Bugha, el servicio polícial se dirigio a su casa sin previo aviso. Todo ocurrió debido a que  supuestamente se había realizado una denuncia anónima, pues se cree que había algún tipo de delito por parte de Bugha. La sorpresa fue que al llegar el cuerpo policial, se dieron cuenta que había sido una broma de alguien.

No obstante, este tipo de situaciones se le denomina Swatting, que significa cuando un ciudadano llama a la policía, denunciando un delito delicado que no existe. No es la primera vez que se ha presentado este tipo de eventos. En una oportunidad, fue con streamers como Dr Disrespect. Al parecer, resulta peligroso, ya que puede afectar a otras personas.

Volviendo al caso de Bugha el adolescente que estaba en plena transmisión, no tuvo otra alternativa que dejar de jugar para atender al cuerpo policial. Que por cierto, uno de los distinguidos era vecino de Bugha y comezó a explicarle el objetivo de la visita. De manera que en este momento, pudo verse que el personaje que maneja el jovén,  no tuvo movimiento durante un tiempo. Al final el jovén retomó el  juego, expresando que internet había perdido el horizonte.

Es importante acotar, que internet resulta una herramienta poderosísima, en el cual se le puede sacar muchos beneficios, pero no funciona de manera positiva. Lo cual es saber la amplitud que puede tener este medio.